Día de San Valentín

Nunca he celebrado el día de San Valentín. No porque no haya tenido pareja en esas fechas, sino porque no me gustan los días “de” Tantas flores, peluches y corazones que andan dando vuelta que me choca un poquito.

Las parejas deberían celebrar el día de los enamorados todos los días (tal vez eso es más cliché que los peluches ¿?) idealmente celebrarlo con comidas y viajes. No tiene para que ser un viaje lejos por semana y perder trabajo. Un fin de semana al Valle del Elqui, recorrer el Valle de Colchagua, cabalgatas en el Cajón del Maipo son alternativas cercanas a Santiago y Viña del Mar para pololear y darse gustitos, sin descartar Las Termas de Chillán, Iquique, San Pedro de Atacama, Puerto Varas, entre otras. No necesariamente tiene que ser un hotel de lujo para que el ambiente se convierta romántico, puedes elegir una simple cabaña cerca del mar o la montaña, una fogata, buen vino y listo!

Independiente si es festejar el día de San Valentín o no, el salir por el fin de semana te da la opción a no limitarte sólo salir en vacaciones y que realmente son actividades que debemos gozar y experimentar más seguido.

Volvamos al lado romántico. Me tincan éstas:

Lima: Para los románticos de la buena mesa que quieran disfrutar de la mejor comida pueden hacer rutas gastronómicas añadiendo el toque de cultura que ofrece la Capital a través de su historia.

Buenos Aires: Ya sabemos que tiene los mejores restaurantes, espectáculos y hoteles. Pero si queremos hacerlo verdaderamente romántico se puede hacer un picnic en el Jardín Japonés, comer en un yate a la luz de las velas, inclusive tomar un vuelo en globo al amanecer.

Bueno, y en Chile tenemos a las Viñas del Valle de Colchagua y Casablanca. Esto siempre va acompañado de un tour por la viña, picnicdegustación y cena en el restaurant. Y para hacerlo más especial, alojarse en el hotel que dispone como  “La Casona” de la Viña Matetic.

En Valparaíso poder disfrutar de la cultura, gastronomía y originalidad del puerto. Apreciar sus coloridos cerros, funiculares y estiloso Cerro Alegre y Concepción.

Alojar en el Cajón del Maipo es bien romántico, rodeados de naturaliza y silencio único. El hotel Altiplánico se encarga de eso y mucho más. Con piscina al aire libre y tinaja de agua caliente con vista al Maipo hacen que el encuentro entre tu pareja y la naturaleza sea un momento mágico.

Te invito a cambiar los peluches por las escapadas de fin de semana. Improvisando puede salir algo realmente bueno.