¿Viajar solo o acompañado?

Muchas personas con las que he compartido, me comentan que quieren viajar pero no tienen con quién, o derechamente que viajar solo le da lata.

Les cuento lo que yo viví, y que en realidad fue muy distinta a lo que esperaba, pero responden con un rotundo “No” acompañado con un “qué fome”. Pero no intentan hacerlo, ¿cómo saber si es “fome” si no vives la experiencia?

No tenía con quien viajar, pero si tenía las ganas. Dos semanas antes de la fecha de vacaciones me desvelé y pensé, si no es ahora, ¿cuándo? Así que al día siguiente compré pasajes y reservé hotel. Mi destino San Pedro de Atacama.

Días previos al viaje me sentía nerviosa, las veces que antes había viajado sola fueron por trabajo, y no es lo mismo. Así es que en mi maleta iba un libro, un cuaderno, música y audífonos para no aburrirme, y con la predisposición a sacarme fotos tipo selfies y sólo paisajes.

Llegó el día, me fueron a dejar al aeropuerto y empezó mi aventura. Por la tarde tomé una excursión y conocí a un grupo de diferentes nacionalidades, cenamos, compartimos, contamos nuestras historias. Fue muy entretenido y nos seguimos juntando. Lo mejor fue que respiré aire puro, me desconecté, el celular lo dejé en el hotel, el libro nunca lo saqué de la maleta, fotos tenía sola y con gente nueva. Almorcé cosas distintas, disfruté cada sabor. Me sentaba en la plaza y el canto de los pajaritos me llenaba completamente, suena cursi, pero verdad que nunca había tomado en cuenta su “pio – pio”.

Si quieres viajar, no lo pienses mucho, tienes muchas ventajas:

  • Por supervivencia te abres más y estás con la disposición de conocer y compartir con otras personas.
  • Tienes oportunidad a reflexionar, a plantear cómo estás con tu vida, a inspirarte y hacer cosas nuevas.
  • Dispones de tu tiempo y ganas de visitar el lugar de tu gusto, no tienes que esperar a la otra persona, o a un grupo o ganas de visitar un museo y tu amigo no.
  • Conocer gente nueva, de otros países, compartir costumbres.
  • Un sinfín de cosas nuevas que vas a experimentar y querrás volver a salir cuando se te antoje.

 

¿Y si viajas acompañado? (si es que coinciden en vacaciones)

  • Los costes de alojamiento se reducen al menos a la mitad.
  • Compartir las experiencias vividas in situ.
  • Te sientes seguro, por ejemplo, en caso de enfermar y solicitar tu asistencia en viaje, estás acompañado, y no solo con terciana en cama.
  • Las esperas en aeropuerto se hacen más agradable.

 

 

 

543082_10150722765113459_1471238527_n

¿Alguna experiencia que compartir?

About the Author
Tratando de descubrir el mundo. #yoclickeomiviaje
  1. margarita

    Yo también viajo sola pronto, se agradece el aporte 😉

  2. Pingback: Clickea Tu Viaje

  3. Cati

    Justo estoy viendo los pro y los contra de viajar sola a San Pedro de Atacama y tu post me sirvió harto!!
    Muchas gracias

  4. Jorge

    Yo voy solo esta semana 21 al 24 de abril 2016 a San pedro atacama olvidar problemas y desconectarse de la ciudad.. A todos los que vamos en las misma condiciones motivarse para juntarse en San Pedro 🙂

Leave a Reply